Los medicamentos innovadores generan ahorro directo


Por Top Market Access, jueves, 11 de abril de 2019


Según diversos estudios mencionados en el Congreso Nacional de Relaciones Institucionales, los medicamentos innovadores proporcionan un ahorro directo en costes de entre 2,4 y 8,3 veces el gasto que suponen.


En su intervención, durante el V Congreso Internacional de Relaciones Institucionales en el Sector Salud, el presidente de Farmaindustria, Martín Sellés, se refirió al papel esencial de los medicamentos innovadores para la sociedad: “Entendemos que hablar de los medicamentos como una inversión ya no debería figurar en el ámbito de las opiniones, sino en el terreno de lo que ya ha sido demostrado”. La diferencia fundamental entre inversión y gasto es el retorno esperado en cada caso, de forma que mientras la inversión comporta siempre un rendimiento futuro, el gasto supone la simple utilización de un bien a cambio de una contraprestación. “En este contexto, los medicamentos innovadores constituyen uno de los mejores ejemplos de lo que hoy debe considerarse una inversión, ya que su uso adecuado genera importantes ahorros en el sistema sanitario en el corto, medio y largo plazo, y además conforman un factor clave para la mejora de la productividad, al reducir el número y la importancia de las bajas laborales, y son la clave de un sector que está a la cabeza en inversiones en I+D de la industria en España y es el principal dinamizador del tejido investigador”. 

En efecto, el ahorro en costes que generan las innovaciones farmacéuticas es siempre superior al gasto adicional que supone adquirirlas. Así, estudios internacionales constatan que los medicamentos innovadores proporcionan un ahorro directo en costes sanitarios de entre 2,4 y 8,3 veces el gasto que suponen, gracias sobre todo a hospitalizaciones evitadas, reducción de consultas y otros gastos médicos.   A estos ahorros cabe sumar otros cuyos efectos se constatan a medio y largo plazo, como la menor duración e importancia de las bajas laborales, que se traducen a su vez en una mayor productividad, sin olvidar que, al reducir las limitaciones para realizar las actividades cotidianas, los medicamentos redundan en beneficios en términos de costes como los cuidados personales pro-vistos por profesionales o por el entorno afectivo del paciente en caso de dependencia. 

Para Martín Selles, hay tres retos: tener innovación, conseguir que los pacientes tengan acceso a esa innovación. Y conseguir que además que todo eso esté en un entorno de sostenibilidad de nuestro sistema sanitario.

Además explicó que en el año 2010 como país dedicábamos el 6,5% de nuestro Producto Interior Bruto a nuestro sistema sanitario público. Y en el año 2018, ocho años después, dedicamos el 5,9%. Es decir, 6 décimas menos que ocho años antes. La inversión en sanidad por tanto, ha crecido menos de lo que ha crecido el Producto Interior Bruto del país. Y realmente en términos relativos estamos invirtiendo cada vez menos en sanidad. 

Sobre la Atención Primaria y la inversión en medicamentos, expuso que “Este es un debate apasionante, la inversión de la Atención Primaria, la inversión en el ámbito hospitalario. Efectivamente, en general lo que vemos es que por ejemplo en el ámbito de los medicamentos en la parte de Atención Primaria es más ‘retail’. Y cuando vemos el gasto farmacéutico está muy plano o ha decrecido en los últimos años. Y sin embargo, el gasto hospitalario se ha incrementado sustancialmente. Lo cual genera unos ahorros en el tema de distribución, en temas de farmacia. Pero hace que estemos viendo dos capítulos por separado de una manera un poco artificial. 

Por su parte, Manuel Vilches, director general del Instituto para el Desarrollo e integración de la Sanidad (Fundación IDIS), durante su intervención expuso que el ciudadano exige a los sistemas sanitarios una atención de calidad, ágil y eficaz, con los mejores resultados de salud posibles y los mayores estándares de confort y atención personalizada. Medir y comparar los procesos asistenciales constituye un derecho del ciudadano, permite una toma de decisiones informada y responsable, es un ejercicio de transparencia de cara a la sociedad y, además, ayuda a mejorar de una manera constante. Hizo referencia a los resultados del estudio RESA de Indicadores de resultados en salud en la sanidad privada. Los datos del último informe, revelan que el modelo de gestión privada muestra un excelente nivel de gestión de la eficiencia. La siguiente conclusión a la que llega el estudio es que la sanidad privada es resolutiva. Por último, detrás de los buenos resultados se encuentra siempre un esfuerzo mantenido por la calidad y la seguridad del paciente.

Durante la sesión, también se hizo referencia a la necesidad de que existan acuerdos que aporten suficiencia presupuestaria y financiera basados en criterios objetivos como son los resultados alcanzados y su relación con los sistemas de pago de riesgo compartido, todo ello dentro de un marco jurídico y fiscal estable, previsible e incentivador.

Durante su intervención, José Marcilla, Director General de Novartis Oncology, expuso que el uso de nuevas tecnologías como el Big Data, la inteligencia artificial, Blockchain o el Machine Learning, van a acelerar la medición de la creación de valor en los distintos eslabones de la cadena, al tiempo que darán mayor transparencia a las ineficiencias del sistema.

Se refirió también de los llamados nuevos modelos de acceso a la innovación, que básicamente son acuerdos basados en resultados de práctica clínica real o ‘Real World Evidence’. 

Por su parte, Marí Luz López, presidenta de Fenin incidió en la necesidad de medir. Y para medir tenemos que seleccionar los indicadores adecuados. Además, tenemos la posibilidad de trabajar de forma colaborativa con los pacientes y con los profesionales médicos. Y sobre todo que se tenga en cuenta a la industria, a las compañías de tecnología sanitaria. Y de esta manera con esa transparencia tener la confianza de trabajar todos con un mismo objetivo. Tenemos que hablar de inversión y no de gasto. Y lo más importante a la hora de convencernos, en la inversión tenemos que medir, tenemos que evaluar. Y de esa manera tener la confianza de que estamos invirtiendo de forma adecuada y en beneficio de los pacientes que es nuestro principal objetivo.